Consejos para elegir el mejor tipo de parquet para cada casa

La decisión de pasar de un suelo de azulejos al parquet ya es de por sí un cambio radical, pero entonces el usuario se encuentra con una amplia variedad de tipos de parquet, con muchas más tonalidades y colores de las que podía siquiera imaginar. Pero, ¿todo vale a la hora de poner parquet? ¿Puedo guiarme por lo que me gusta sin tener nada más en cuenta? La respuesta es un rotundo no.

A la hora de comprar e instalar el mejor suelo de madera para nuestro hogar es muy importante tener en cuenta diferentes variables como por ejemplo la especie de madera, el tono, la durabilidad, la luz o la humedad que va a existir en la estancia, la decoración del hogar, etc. Así pues, los factores a los que se debe prestar atención antes de decidirnos por un tipo de parquet son muchos. Por este motivo, y porque nadie debería renunciar a un bonito y funcional suelo de parquet, os hemos elaborado esta pequeña guía de consejos y recomendaciones para que podáis tomar la mejor decisión escogiendo vuestro nuevo suelo de parquet:

El color

Ante esa premisa automáticamente todos pensamos en claro u oscuro, pero hoy en día hay muchos matices en los tipos y tratados de madera que nos permiten elegir colores más personalizados y de una gama media, que no rompan tanto con lo que los rodea.

La madera clara (como haya, arce, eucalipto, fresno…dentro de algunos de los productos que podéis encontrar en el mercado) es más sencilla porque combina con todo tipo de colores para el mobiliario, paredes y puertas. En cambio, un suelo de madera oscura (nogal, robles teñidos o vaporizados, wengué, iroko o sucupira entre otros) contrasta con un mobiliario de colores vivos o fríos. Si decidimos usar un parquet rojizo como el jatoba, merbau o cerezo, hay que optar por muebles lacados en blanco o con maderas muy claras, para que la estancia no se vea cargada en exceso y muy abarrotada.

También es importante tener en cuenta que el color de las paredes influirá directamente en la sensación que nos dé el parquet. Así, paredes claras destacarán la oscuridad del parquet y, por el contrario, en paredes oscuras el parquet claro resaltará con mucha más fuerza.

Amplitud e iluminación

Es muy importante tener en cuenta estos dos elementos para elegir el tipo de parquet que más nos convenza. Así pues también podemos tener en cuenta la amplitud de las estancias. Para espacios poco luminosos es conveniente elegir tonos claros para conseguir más luminosidad en la estancia. Para un salón amplio suele utilizarse un parquet en tonos cálidos y oscuros, ya que realzan el mobiliario y crean un ambiente más adecuado. La madera de roble suele ir bien para espacios amplios.
También hay infinidad de tonos en función de la especie de madera elegida. Además, con la tecnología actual, es posible teñir los pavimentos en innumerables colores, generalmente realizando estos tratamientos en madera de roble. Lo ideal es decantarse por un solo color para toda la casa logrando armonizar todo el hogar, pero también puede elegir diferentes colores para cada estancia. La moda actual es de tonos claros, que van del blanco hasta los dorados casi miel, y los acabados mate y satinados.

Madera natural y naturalidad 

Los denominados parquet de madera laminada o sintéticos no son ni parquet ni llevan madera. Téngalo en cuenta. Cada lama de parquet de madera natural es diferente, tiene nudos y un grano distintos, es algo vivo y presenta características únicas y exclusivas. La madera otorga un tacto, una dureza, un color, un diseño y una autenticidad y calidez imposibles de imitar. Lógicamente su precio con respecto al suelo laminado es mayor. La madera natural se puede lijar y barnizar ó aceitar en caso de deterioro y desgaste. El suelo laminado no. Las veces que pueda acuchillarse dependerán del grosor inicial de la tabla de madera.

Interioristas y diseñadores buscan para los suelos de madera una estética lo más natural posible, y gracias a los parquet de madera es posible. Se llevan los acabados aceitados, con la madera casi al natural. También se llevan las lamas más anchas y más largas que lo habitual, ya que dan sensación de autenticidad y naturalidad.

Cuida el medio ambiente

Si quieres poner tu granito de arena en la protección del medio ambiente comprueba que el parquet posee el certificado ecológico de la FSC (Forest Stewardship Council), que certifica que la madera procede de bosques sostenibles. En Europa también existe la certificación PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification).

By | 2017-05-26T10:24:04+00:00 abril 6th, 2016|Categories: Noticias|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment